Mosca Loca
MOSCAAlgún día estudiaré el comportamiento de las moscasLOCA

El funeral de la hormiga reina

Seguimos con el nachonal mosca loca geografic. Capítulo dos. Esto no lo he visto en persona, pero me lo contó una amiga y lo cuento también.
Todos hemos visto los regueros de hormigas e incluso las hemos seguido alguna vez para ver dónde tienen el búnker. Una o dos filas de hormigas yendo y viniendo, trabajando en equipo, up aro up aro, transportando sus alimentos para el invierno.
Se mueven siguiendo las juntas de las losas, o los rodapiés. Otras veces suben por las paredes, como espíderman.
A veces no llevan comida, simplemente siguen a alguien, a una hormiga que es la jefa. No entiendo de hormigas, no se cuantas clases hay, si obreras, guerreras, reinas y demás son recuerdos míos mezclados con otra cosa o es que realmente son las que son. No tengo ni idea, pero mi amiga vio el batallón de hormigas pequeñas subiendo por la pared, una detrás de otra, siguiendo a otra hormiga más gorda, la que suponemos la hormiga reina.
Según cuenta, la hormiga gorda era una tres o cuatro veces más grande que cualquiera de las demás, que iban tras ella, en una fila no demasiado perfecta. Desde luego, no le recordó a uno de esos desfiles militares que se ven en las películas. Iban en fila india, sí, pero no recta.
En eso, que mi amiga se acerca a la pared. Me quedé sorprendido cuando me lo dijo, porque suelen darle mucho asco los bichos. Incluso miedo. Mátalo, mátalo, dice medio histérica cuando ve cualquier insecto rondando su espacio personal. Por eso también me llamó atención que se le ocurriera matar a la hormiga. Y mucho menos sin herramientas, con la mano.
La chica acercó el dedo índice poco a poco a la hormiga reina. No sabía si es que no le habían visto o que no le tenían miedo, pero no reaccionaron. Entonces presionó, chaf, y acabó con la vida de la gigante líder.
La hormiga que iba detrás se acercó. No le hizo ninguna de las pruebas que nos enseñan a nosotros en las clases de primeros auxilios pero está claro que comprobó que estaba muerta. Una vez que estuvo segura se dio la vuelta y juntó su cabecita con la de la hormiga que iba en tercer lugar. Seguramente le estaba comunicando la terrible noticia. O buena, si esa hormiga jefa era una dictadora. Tal vez le dio un viva a la república. Esta hormiga hizo lo propio con la que estaba inmediatamente detrás y así sucesivamente, transmitiendo por vía oral el magnicidio que acaba de cometer un ser presuntamente superior.
La historia me la contaron hace tiempo, y no sé si dejó de mirar en ese momento o si mi memoria tiene una laguna, pero no recuerdo nada más. Lo mismo la recogieron y se la llevaron para un entierro católico, o lo mismo era faraona y tenían que embalsamarla y meterla en una pirámide, no lo sé, pero creo que la dejaron chafada decorando la pared. Y teniendo en cuenta la posición vertical, seguramente se les caería de haber intentado cogerla.



Pagina Principal