Mosca Loca
MOSCAPues dependeLOCA

Libros y piratería

Hace unos días enviáronme un e-mail diciéndome que, estando como estoy a favor de la piratería musical -un poco lento, el tío, ya que ese artículo tiene ya un tiempecico-, también lo estaba a la hora de fotocopiar libros.
Antes de nada aclarar que decir que estoy a favor de la piratería es un poco exagerado. Es una actividad ilegal que atenta contra los derechos de autor y todo eso, por lo que no es que esté exactamente a favor. Digamos que no me parece bien que la gente saque partido, alevósicamente hablando, del trabajo de otro. De lo que estoy a favor es de su consumo, o sea, que puesto que es mucho más barato y práctico un producto pirata que uno original veo bien que se copie. Yo me hago mis propias copias, para mí o mis amigos, pero no las vendo. Eso es a lo que me refiero.
Tampoco voy a decir que copiemos por copiar porque, a, acabaríamos con los productos originales (libros, música...) si se abusa el uso de la piratería y, be, lo mismo no merece la pena.
Pongamos unos ejemplos:
Un cedé de música tiene la misma calidad de audio, el mismo formato, el mismo tamaño... Las portadas y las letras las puedes conseguir fácilmente por internet e imprimirlas en un momento y la diferencia de precio es muy grande. Sin embargo, ocurre que a veces viene con un deuvedé de regalo y a ver cómo lo copias. También se puede, pasándolo a formato divequis cabe en un cedé normal, pero ya no es tan fácil. O lo mismo te regalan un cómic que quisieras tener si el grupo te gusta mucho. Depende.
Con los libros ocurre lo mismo. Si el libro solo tiene texto se puede fotocopiar sin problemas porque una fotocopia en blanco y negro vale unos tres céntimos. Pero aunque un libro normal, tapa dura, oscila entre los quince y los veintitantos euros, la edición de bolsillo sólo lo hace entre seis y diez, dependiendo del número de páginas por lo que hay que pensar mucho si trae cuenta o no que te den un puñado de folios sueltos o prefieres tenerlo muy bien encuadernado con sus tapas y todo. Tanto folio no se puede grapar y encuadernarlo por tu cuenta sale lo suficientemente caro como para ser preferible comprarse el libro. Por no hablar del tamaño, folio en las fotocopias, poco más de cuartilla en el libro original. De bolsillo, se entiende.
Pero claro, depende mucho del precio del libro. Por ejemplo, los libros de la universidad. Estos vienen a valer unos cincuenta euros o más -los he visto hasta de 150- y hay que pensar que por unos quince o así los puedes conseguir encuadernados y todo. Pero eso un libro de, por poner un ejemplo, de leyes. Uno de fisioterapia, con fotos, no puedes fotocopiarlo en escala de grises porque no se ve una mierda. Habría que fotocopiarlo en color con lo que el libro te saldría más caro que el original.
Y luego está el trabajo de fotocopiarlo. Un cedé te lo copia una máquina en cinco minutos pero un libro hay que fotocopiarlo a mano, pasando las páginas una por una. Y si en la fotocopiadora deciden fotocopiártelo, vale. Tardarán una semana pero bueno. Lo que ocurre es que en las multicopistas pasan, que si quieres el libro te lo fotocopias tú mismo, ahí tienes una fotocopiadora, venga, fotocopia, y lo mismo solo te ahorras trescientas pesetas por lo que no merece la pena pasarse la tarde pasa página y dale botón, pasa página y dale botón, así hasta tres mil doscientas veintitrés veces. Cómo que no.
Pero cada uno es cada uno. A mí que me cuentas.



Pagina Principal