Mosca Loca
MOSCAAnalicemos el temaLOCA

Integración laboral de discapacitados psíquicos

Antes de nada quiero decir que no voy a criticar la situación, simplemente definirla, tratar de describir lo que pasa sin entrar en si me parece bien o mal. Que cada uno piense lo que quiera a partir de lo que voy a decir.
Procedamos.
Sinceramente, creo que los empresarios se aprovechan de ellos. Les hacen un bien porque esta gente necesita sentirse útil y ellos se lo permiten, pero no dejan de explotarlos.
Bajo la máscara de qué solidario y qué bueno soy se esconde la cara de me voy a hacer de oro a costa de estos pobres infelices. Es como cuando una determinada marca anuncia que va a donar el uno por ciento del producto a una oenegé o algo por el estilo. ¿Busca hacer un bien a la gente? No. Lo que busca es que la gente diga pues voy a comprar este producto en vez del que vengo comprando hasta ahora porque así participo. Lo que buscan es aumentar las ventas a costa de los muertos de hambre. Que resulta que hacen un bien, sí, que si al final donan ese uno por ciento algo ayudan a la susodicha oenegé, pero que si todas las marcas donaran ese uno por ciento se acabaría el chollo y tendrían que retirar la oferta porque si no va a servir para nada ese uno por ciento se lo quedan ellos. Faltaría más.
Con los discapacitados psíquicos pasa lo mismo. Ellos trabajan y eso está bien, pero si todas las empresas tuvieran en su plantilla alguno de estos ya no habría diferencia. Las empresas utilizan este tipo de gente para puestos de cara al público para despertar la vena sensible de la gente y hacer que se desplace hasta el quinto coño donde está la empresa esa en vez de ir a la que tienen al lado de casa. Por no hablar del salario que les dan porque, claro, no le van a pagar lo mismo que a una persona apta, por llamarlo de alguna manera, aunque hagan el mismo trabajo o incluso mejor.
Porque si no mejor, al menos sí con más agrado. Cualquier persona con pleno dominio de sus facultades psíquicas busca siempre trabajar menos, cobrar más y todo eso. Está reprimido profesionalmente. Siempre aspirará a más y no rendirá todo lo que tiene que rendir. Sin embargo, un tipo de estos aspira a un trabajo en una gasolinera o en una tienda o cualquier cosa y si lo consiguen se dedican a ello con gusto y ponen todo su empeño en hacerlo bien. Se ilusionan. Es como si fuese el no va más. Es como tratar de meter en la ventanilla de un banco a alguien con carrera de económicas y a alguien con un módulo de administrativo. El de económicas no estará a gusto porque se considera capaz de ser director, cobrar tres veces más y no tener que dar los buenos días quinientas veces todas las mañanas mientras que el administrativo ha soñado toda su vida con trabajar media jornada y tener libre los fines de semana. Se puede dar con un canto en los dientes.
Por eso mismo cuesta más que le den trabajo a los discapacitados físicos. Para estar sentado en una oficina dale que te pego a ordenador da lo mismo que la silla sea de mimbre, de felpa o de ruedas. Un disminuido físico es exactamente igual que uno con todas las partes de su cuerpo en perfecto estado. Entonces, por el mismo precio, el empresario prefiere a alguien que pueda subir las escaleras sin usar las rampas.
Que resulta que tampoco, que esta gente lo ha tenido todo más difícil y han tenido que luchar más para superar unas barreras que ni yo ni la mayoría de la gente ha tenido que superar y por lo tanto tienen más espíritu de sacrificio.
No sé por qué esto no se tiene en cuenta.



Pagina Principal