Mosca Loca
MOSCANo hay maneraLOCA

Insomnio

No puedo dormir. No es que me pase las noches enteras con los ojos como platos un día tras otro, no, lo que pasa es que me cuesta conciliar el sueño. Estoy horas y horas dando vueltas hasta que por fin caigo rendido.
Uno se aburre. Tanto tiempo sin hacer nada, mirando al techo en la oscuridad o dando vueltas en la cama buscando un sitio caliente o frío dependiendo si hace frío o calor. Hay que pensar en algo.
La causa de mi insomnio es mi amorcito. Tan lejos de mí durante tanto tiempo me está volviendo loco. Me duermo a avanzada hora de la madrugada y por la mañana no hay quien me levante. Con fuerza de voluntad me pongo en pie, si un día no duermo al siguiente tengo que caer al instante. Pues no. He probado a cansarme saliendo a correr y demás. Tampoco funciona.
Y es que mi cariñico no se me va de la cabeza y no dejo de pensar en ella, en acordarme de ella, en echarla de menos y no puedo dormir. He probado a contar ovejas.
Yo no sé, a quien se le ocurrió la brillante idea, porque funcionar lo que se dice funcionar no funciona. Yo ya no las cuento, las veo pasar, saltando la valla una tras otra, up aro up aro, hasta el final, que nunca llega. Me he hecho amigo de una de ellas. Es la mejor de todas, la que más salta, la que corre más rápido y la que nunca tira la valla. Estoy pensando en crear un campeonato, 200 metros obstáculos con ovejas, y llevar a mi campeona. En la competición por equipos, ella llevará el brazalete de capitán. Se toma muy en serio los entrenamientos, porque a veces me distraigo, vuelvo a pensar en mi corasau y entonces ella me echa la bronca, ¡Eh! ¿Qué haces? ¡Que perdemos la cuenta!, y vuelvo al mundo real.
Lo único que me hace dormir como un niño es el alcohol. No es que ahogue las penas, porque las cabronas saben respirar bajo el líquido, pero al menos me sirve para dormir. Es mi somnífero. Es que con una cogorza del quince duermo que da gusto, me quedo tieso en cualquier sitio. No es que se me olvide mi cielito lindo, no, pero me atonto y caigo frito. El quince de noviembre es el día sin alcohol. Yo pienso respetarlo. Me lo voy a beber todo para dejar al mundo sin alcohol, para que luego digan que no soy solidario. El día sin alcohol hay que acabarlo todo, no dejar ni gota. De eso se trata, creo.



Pagina Principal