Mosca Loca
MOSCAFilosofía de vidaLOCA

Soy vago

Soy gandul. Pero no un gandul cualquiera, no. Soy gandul de profesión.
Bueno, en realidad no soy tan cinguango. Lo que pasa es que me gusta disfrutar del poco tiempo que vive el ser humano. Podrías matarte a trabajar para comprarte un televisor de ochocientas mil pulgadas, pantalla plana, dolby surround de ese y deuvedé. Y tener tres coches, a cual mas caro. Y una casa en la sierra, otra en la playa y otra en la ciudad. Y el barco, que no se olvide el barco.
Pero no. Para tener todo eso hay que hincharse a trabajar y no parar. Te quedas sin tiempo para disfrutar todo lo que te has comprado porque tienes que pagar las deudas.
Lo que hay que hacer es tener mucho tiempo libre. Trabajar menos aunque se cobre menos y tener tiempo para tomarte una cerveza con los amigos y/o la parienta, o ir al cine o cualquier cosa y no ser consumidores compulsivos y materialistas sin remedio porque cuando la palmes te lo dejas todo aquí. Y como sigas trabajando tanto te va a dar un infarto pero ya mismo.
Otra cosa es que te paguen una mierda y tengas que buscarte otro curro para comer y que tu hija pueda ir a la universidad. Pero si pillas un trabajo medio bueno, que te paguen lo suficiente para ir tirando y te sobre un poco para irte un fin de semana de camping ¿para qué quieres más? Si buscas otro empleo no tendrás tiempo ni de ir a comprar la tienda de campaña ni tendrás vacaciones nunca porque los dos trabajos te las dan a destiempo, no a la vez. Además de dejar en el paro a otra persona que aspiraba a ese segundo empleo tuyo.
Lo único que te llevas cuando mueres es lo que vives, lo que disfrutas y lo que sientes. Y si lo único que sientes es el sudor en la frente, lo único que vives es tu trabajo y lo único que disfrutas es la siesta de media hora de después de comer más te valdría no seguir viviendo.
Hay quien dice que ya disfrutarás cuando seas viejo y te jubiles. Yo no sé quién puede garantizar a nadie que vaya a llegar a viejo, o, en caso de hacerlo, en unas condiciones físicas y/o síquicas suficientemente buenas como para disfrutar del merecido descanso. Puedes salir ahora mismo a la calle y atropellarte un coche, o darte un infarto mientras duermes. También puedes quedarte inválido o enfermar de Alzheimer.
¿De qué servirá entonces todo lo que has ahorrado a base de trabajar tanto?
De modo que, por si acaso, hay que disfrutar ya, vivir mientras te sea posible.



Pagina Principal