Mosca Loca
MOSCAHe dicho ya alguna vez que machismo y feminismo es lo mismo.LOCA

Artículo neutro

Esto es lo que llamamos en mi pueblo tocar los cojones, con perdón de la expresión. No puedo entender que las mujeres, siendo como son, porque lo son, mas inteligentes que los hombres (hay de todo, pero hablo en general) se dejen representar, en lo que a lograr la igualdad de sexos se refiere, por esa panda de tocapelotas tontasdelpijo que no saben hacer otra cosa que tonterías y que andan siempre jodiendo la marrana en vez de hacer algo de provecho.
La moda está ahora en que se les ha metido entre ceja y ceja que el artículo neutro es discriminativo para con la mujer. Pero, vamos a ver, señora mía. Si lo dice su propio nombre. Neutro. Sin genero. Ni masculino ni femenino. Neutro.
Si no les gusta la palabra juez para una mujer, jueza suena mucho mejor.
Estas señoras, y señoritas, que no tienen otra cosa que hacer, han elaborado una reforma del castellano, ellas solas, porque resulta que la discriminación de sexos no es diferenciarlos, como yo creía hasta ahora, sino juntarlos, integrarlos. Y como discriminación e integración ahora es sinónimo, pues vamos a diferenciarlos. Ala. (Que conste en que todo el comentario critico a feministas y machistas, no a hombres y mujeres, que es distinto).
Pues eso. A diferenciar vamos. Como todo lo acabado en e y o es masculino, ahora Maite, Isabel, Irene, Inés, Rosario, Concepción y demás pasarán a ser nombre de tío. Con la iniciativa feminista, los hombres también se han quejado y Adrián, Damián, Julián, Esteban, Sebastián y demás pasarán a ser nombre de Tía.
Y es que, aunque yo siempre he creído que el lenguaje no es discriminativo, sino el uso e interpretación que hace cada uno del mismo, resulta que el que esta equivocado soy yo, que si que es discriminativo. Y para muestra un botón. Las profesiones.
Ahora los hombres pasarán a ser electricisto, ciclisto, ebanisto, cámaro de televisión, ajedrecisto, futbolisto, chapisto...
De modo que sí, lo admito, yo estaba equivocado y remendaré mi error. A partir de ahora seré políticamente correcto y eliminaré de mi vocabulario el neutro. Ya está, ya no existe. Puedo prometer y prometo que haré un correcto uso de la lengua y no discriminaré a nadie por su sexo. A partir de ahora todos esos imbécilos e imbécilas, gilipollos y gilipollas serán tratados como se merecen, es decir, con una patada en la seta o los huevos. Según sea.



Pagina Principal