Mosca Loca
MOSCASomos puro macho, oiga, puro machoLOCA

Manadas

Somos cobardes. Nos gusta sentirnos arropados por la multitud, protegidos, pero en cuanto te quedas solo, dame calzoncillos limpios.
Lejos quedan ya aquellos duelos en la colina o detrás del convento, mano a mano, uno contra uno, con testigos que no se metían en la pelea para nada, que solo miraban y daban constancia de los hechos.
Ahora está de moda ir en manadas apaleando gente, aquí te pillo, aquí te mato, que va sola o en grupos de dos, no vaya a ser que nos puedan.
Bajo el pretexto de que han pasado muy cerca, no me has querido dar tabaco, me has pisado, perdona, no me he dado cuenta, pues así aprenderás a fijarte y otros motivos que no son tal, te vas a cagar.
Cuatro o cinco contra uno y si está en el suelo no dejes que se levante y se defienda, no, a patadas llegas tu hoy al hospital sin llamar a la ambulancia ni nada.
Y si algún día encuentran la horma de su zapato se molestan. Les sacudes, se joden, les dan unos cuantos puntos, y otra vez a la carga, pero esta vez tenemos que buscar refuerzos (o pillarlos desprevenidos) que esos van a aprender a pegarnos a nosotros. Pues menudos somos. No te jode.
Y lo mejor de todo es que saben pedir perdón. Deja que uno se desmarque del resto, para ir a mear o lo que sea y como te pise se deshace en disculpas, lo siento, tío, ha sido sin querer, es que no te he visto, y palmaditas en el hombro en plan compadre y amigos para siempre. Todo eso vendrían a ser solo dos palabras si llega a estar junto al resto de la piara: te jodes, y montan una tangana para llevarse otra merecidísima victoria a casa, somos los mejores.
Miran por encima del hombro como seres superiores, para hablar conmigo tienes que pedir permiso, chaval, y siempre llevan la razón.
Hay que aprender a identificar a este tipo de gente porque van a por ti. Estas tan tranquilo con tu novia y se ponen a ligársela (o a meterle mano) ┐y tú qué haces? ┐Le vas a dejar? Pero no. Pues directo al hospital. Si en realidad no querían liarse con ella, lo que querían era pegarte -y humillarte delante de ella- a ti.
Y si algún día se les olvida que van solos, te provocan y les das, cuando sean más y te vean te desarman.
Y luego sus madres le dirán a sus vecinos: mi hijo es un sol. Es más buena persona.
Yo les mandaba a todos a la silla eléctrica.



Pagina Principal