Mosca Loca
MOSCA¿Pues no que dicen que es una lucha justa? ¿Abrase visto?LOCA

Donde esté una corrida que se quiten los toros

Como ya es típico escuchar, dicen que las corridas de toros es fiesta nacional. Qué alegría. Qué bien. ¡¡Vamos a celebrarlo!! A mí lo que me hace gracia es que los toreros, para defenderse de los ataques de las oenegés y de la sociedad protectora de animales dicen que es una lucha de igual a igual. Nosotros la espada, ellos los cuernos. Nosotros la inteligencia y ellos la fuerza. Permítanme la expresión: Y UN CAPULLO.
Si es una lucha de igual a igual, ¿por qué no hay el mismo número de victimas en ambos bandos? El toro siempre muere. El torero casi siempre ileso. Juegan con ventaja, a mí que no me digan. Además, ¿alguien le ha preguntado al toro si quiere jugar? Lo sacan por la fuerza. Me imagino al toro diciéndole al ganadero o como se llame al que los cría:
- Venga, machote, que mañana es tu gran día.
Y el toro:
- Yo no quiero ir, tengo fiebre.
- Deja de hacerte el tonto. Mira que mañana no te presento a la vaca Eustaquia.
- Ya, como si hubiese mañana. Sabes de sobra que no voy a volver.
- Mira, Jeremías, que me vas a hacer quedar mal.
- A ti te preocupa quedar bien y a mí lo que me preocupa es mi pellejo. ¿Qué es lo que le he hecho yo al Julay ese, o como se llame, para que me rete? He dicho que no voy y no voy.
Si es que en el fondo el toro tiene razón. Pero al menos éste sabía donde iba.
Para que fuese una pelea justa, el torero debería pesar unos cien kilos mas, por el tema de la agilidad. Entonces sí sería fuerza contra inteligencia (que tampoco seria 50% de posibilidades, ya sabéis, más vale maña que fuerza y todo eso). Si el toro coge al torero, éste debería seguir toreando hasta que se desangre, y no ser llevado a la enfermería corriendo, que cuando el torero pincha al toro, no vienen otros toros a despistar al torero mientras se llevan a éste. Que esa es otra, dicen que es de igual a igual y juegan en desventaja numérica. Así también gano yo, dijo el toro Jeremías cuando salió al ruedo pensando que ya no volvería a ver a la Eustaquia y preguntándose que si cogía al torero le darían las orejas y el rabo. Bueno, sólo las orejas, que el rabo no le hacía ilusión. ¿Y si hago una buena faena? Por ejemplo, engancho al torero por los güebos y lo lanzo al aire para que haga tres tirabuzones y engancharlo por el cuello antes que toque el suelo, ¿vendrán mis compañeros de criadero para sacarme a hombros por la puerta grande?
Y es que, encima de todo, juegan siempre fuera de casa, con toda la afición en contra. Lástima, la Eustaquia ya encontrará otro toro que le quite las penas, pero se quedará viuda enseguida.



Pagina Principal